Sin retraso

Sin retraso

Como cada mañana de cada día, desperté muy
temprano. Me di la rutinaria ducha tibia y comencé a preparar el desayuno.
Todos dormían aún, confiados en que “mamá despertador” los levantaría a tiempo
para iniciar las tareas.

¿Qué podría tener de diferente este día?
-Nada-pensé mientras encendía la hornalla y ponía la pava sobre el
fuego-.Absolutamente nada.

Era primavera y, tal vez por eso, casi sin
darme cuenta, abrí la puerta del patio para mirar la mañana a esa hora en que
el mundo parece estar despabilándose después de una larga noche de ensueño. El
silencio era absoluto. Podía oírlo acurrucarse entre las hojas de las plantas
del jardín.

Sentía que en ese pequeño espacio respiraba el espíritu de la tierra y el momento de absoluta soledad, me
devolvía , viva, a la que muchos años atrás podía tirarse horas
enteras a leer y a soñar.

El lapacho estaba florecido y la luz de la
primavera se entretenía entre sus ramas dibujando juegos mágicos. Me moví un
poco para contemplar los extraños seres que brotaban del entretejido de luz,
hojas y flores. Eran verdaderamente bellos. Había algo familiar en ellos que no
podía precisar, pero que me impedía dejar de contemplarlos.

El sol derramaba una claridad gastada. La
lejanía y la nostalgia se borraban. El ambiente era un puro soplido de aromas y
las figuras tomaban formas más precisas.

Reconocí sus contornos, en un jardín
lejano, donde jugaba, rodeada de primos bullangueros, a las estatuas y a la
mancha venenosa. Volví a esperar con excitado insomnio la llegada de los Reyes
Magos, una noche de enero. Corrí con mi hermano por el ancho patio embaldosado,
tras los tordos que, mansamente, se dejaban acariciar porque les habían cortado
las alas para que no volaran.

-¡Pobres
tordos!-pensé soñolienta- Domesticados para llevar una vida que no hubieran
elegido de poder hacerlo.

Las voces muertas cantaban sus historias
conmigo y yo podía, otra vez, cantar con ellas. Podía tirarme sobre la arena
caliente, a orillas del manso Paraná, bajo el sol agobiante del verano y soñar la
magnificencia del amor, la paz de las noches sin tiempo, la sonrisa de mi
madre, el abrazo de la vida…

El viejo lapacho florecido crecía y crecía…Las
ramas se elevaban muy alto, abrazaban el cielo y se expandían misteriosamente
hacia el infinito. Los seres pequeños eran ahora gigantes que danzaban
locamente conmigo, con un ritmo acelerado y armónico, hermosamente armónico…
Silencio y armonía, luz y sombra…El mundo abajo, la vida detenida por un
momento, por un mágico momento en el que todo era Hoy y las fronteras del ayer
estaban borradas. Sentirse el Universo otra vez, otra vez…

“Te extraño”- pensé. Y me dolió el cuerpo y
sentí el vacío.

“Te extraño”_volví a pensar – “¡Cuánto te
extraño!”
Cerré los
ojos y, me lastimó el silencio. Cerré los ojos y respiré hondo, buscando el
aire perdido, tratando de recuperar la mirada del pasado, la inocencia de la
infancia, las caricias desordenadas, la playa y la arena de a dos, la tibieza
de los besos muertos.

La mañana seguía jugando a las escondidas
conmigo y yo me dejaba llevar, inmersa en ese maravilloso encuentro con el
ensueño que había creído irremediablemente perdido…

En
algún oscuro lugar de mi conciencia sabía que sólo estaba jugando a volver,
pero

era tan bello sentirse de nuevo así, como
antes. Como antes de tanta muerte y desolación.

-Bello pero efímero…Bello, pero efímero…-
repetía incesante, mi cerebro…

Lentamente, atravesé el umbral. Giré para
percibir la figura del lapacho a contraluz y volví a la penumbra de la cocina. “Bello
pero efímero”.

Era hora de seguir.

“Mamá despertador” se secó las lágrimas y
apagó la hornalla. El agua estaba lista. Las tostadas sobre la mesa. Eran las
siete y había que despertar a la familia…

marisa

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s