Cuando la condición de humana me lastima…

Las personas me conmueven tanto que a veces me duele el cuerpo. Conocerlas en su más terrible búsqueda de la felicidad y en su soledad ontológica, me pone en juego y me lastima.
Tal vez porque me veo en ellos y no encuentro la salida.Tal vez, porque es en esos momentos cuando me siento verdaderamente humana y vulnerable.Sin maquillaje, desnuda, sin las máscaras cotidianas. Verdaderamente frente a mí.
Quisiera, entonces, escaparme hacia otros cielos, cerrar los ojos, ancadenar el corazón y flotar, sin destino hacia la luz.
Pero eso, se da solo a veces, cuando la voz de otros, ancestral y bella, me reduce a corazón y piel, me hace sentir capaz de volver al orden y la armonía.Allí estás, Humano y Hermoso, Julio Cortázar. Gracias, HOMBRE. ¡GRACIAS!


"No me des tregua, no me
perdones nunca.
Hostígame en la sangre,
que cada cosa cruel sea tú que vuelves…"


AFTER SUCH PLEASURES

Esta noche, buscando tu boca en otra
boca,
casi creyéndolo, porque así de ciego es este río
que me tira en mujer y me sumerge entre sus párpados,
qué tristeza nadar al fin hacia la orilla del sopor
sabiendo que el placer es ese esclavo innoble
que acepta las monedas falsas, las circula sonriendo.

Olvidada pureza, cómo quisiera rescatar
ese dolor de Buenos Aires, esa espera sin pausas

ni esperanza.
Solo en mi casa abierta sobre el puerto
otra vez empezar a quererte,
otra vez encontrarte en el café de la mañana
sin que tanta cosa irrenunciable
hubiera sucedido.
Y no tener que acordarme de este olvido que sube
para nada, para borrar del pizarrón tus muñequitos
y no dejarme más que una ventana sin estrellas.

ESTA TERNURA

Esta ternura y estas manos libres,
¿a quién darlas bajo el viento ? Tanto arroz
para la zorra, y en medio del llamado
la ansiedad de esa puerta abierta para nadie.
Hicimos pan tan blanco
para bocas ya muertas que aceptaban
solamente una luna de colmillo, el té
frío de la vela la alba.
Tocamos instrumentos para la ciega cólera
de sombras y sombreros olvidados. Nos quedamos
con los presentes ordenados en una mesa inútil,
y fue preciso beber la sidra caliente
en la vergüenza de la medianoche.
Entonces, ¿nadie quiere esto,
nadie?

BOLERO

Qué vanidad imaginar
que puedo darte todo, el amor y la dicha,
itinerarios, música, juguetes.
Es cierto que es así:
todo lo mío te lo doy, es cierto,
pero todo lo mío no te basta
como a mí no me basta que me des
todo lo tuyo.

Por eso no seremos nunca
la pareja perfecta, la tarjeta postal,
si no somos capaces de aceptar
que sólo en la aritmética
el dos nace del uno más el uno.

Por ahí un papelito
que solamente dice:

Siempre fuiste mi espejo,
quiero decir que para verme tenía que mirarte.

ENCARGO

No me des tregua, no me perdones nunca.
Hostígame en la sangre, que cada cosa cruel sea tú que

vuelves.
¡No me dejes dormir, no me des paz!
Entonces ganaré mi reino,

naceré lentamente.
No me pierdas como una música fácil, no seas caricia ni

guante;
tállame como un sílex, desespérame.
Guarda tu amor humano, tu sonrisa, tu pelo. Dálos.

Ven a mí con tu cólera seca de fósforos y escamas.
Grita. Vomítame arena en la boca, rómpeme las fauces.

No me importa ignorarte en pleno día,
saber que juegas cara al sol y al hombre.

Compártelo.

Yo te pido la cruel ceremonia del tajo,
lo que nadie te pide: las espinas

hasta el hueso. Arráncame esta cara infame,
oblígame a gritar al fin mi verdadero nombre.

UNA CARTA
DE AMOR

Todo lo que de vos quisiera
es tan poco en el fondo
porque en el fondo es todo,

como un perro que pasa, una colina,
esas cosas de nada, cotidianas,
espiga y cabellera y dos terrones,
el olor de tu cuerpo,
lo que decís de cualquier cosa,
conmigo o contra mía,

todo eso es tan poco,
yo lo quiero de vos porque te quiero.

Que mires más allá de mí,
que me ames con violenta prescindencia
del mañana, que el grito
de tu entrega se estrelle
en la cara de un jefe de oficina,

y que el placer que juntos inventamos
sea otro signo de la libertad.

Julio Cortázar : Hijo de padres argentinos, nació en
Bruselas en 1914 y residió en Buenos Aires desde los cuatro años.

Trabajó como maestro en varios pueblos argentinos y posteriormente se graduó en Letras.

Gracias a una beca del gobierno francés, se instaló en París en 1951 donde
además se dedicó a las traducciones para mejorar su situación económica.
Posteriormente se vinculó a la Unesco trabajando allí hasta su jubilación.

Murió en París en 1984.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s