Nano

Volvimos a verte. Y a sentirnos como adolescentes otra vez. Se repitió la magia. Se deshizo el tiempo.Volvieron al ayer los relojes.
En un gimnasio repleto, sin necesidad de grandes despliegues tecnológicos, volviste a recortarte, flaco y desgarbado, con tu guitarra y tus ojos lejanos. Una figura de humo y sombra. Una llamada del pasado, una intangible soledad de poeta.
Volviste, Joan Manuel Serrat y con vos, ese espacio perdido del ayer que aún nos urge y nos perfora entre los sueños.

Una mujer desnuda y en lo oscuro

Una mujer desnuda y en lo oscuro

tiene una claridad que nos alumbra

de modo que si ocurre un desconsuelo

es conveniente y hasta imprescindible

tener a mano una mujer desnuda

una mujer desnuda y en lo oscuro

genera un resplandor que da confianza

entonces dominguea el almanaque

vibran en su rincón las telarañas

y los ojos felices y felinos

miran y de mirar nunca se cansan

una mujer desnuda y en lo oscuro

es una vocación para las manos

para los labios es casi un destino

y para el corazón un despilfarro

una mujer desnuda es un enigma

y siempre es una fiesta descifrarlo

una mujer desnuda y en lo oscuro

genera una luz propia y nos enciende

el cielo raso se convierte en cielo

y es una gloria no ser inocente

una mujer querida o vislumbrada

desbarata por una vez la muerte.

El sur también existe

Con su ritual de acero

sus grandes chimeneas

sus sabios clandestinos

su canto de sirena

sus cielos de neón

sus ventas navideñas

su culto de dios padre

y de las charreteras

con sus llaves del reino

el norte es el que ordena

pero aquí abajo, abajo

el hambre disponible

recurre al fruto amargo

de lo que otros deciden

mientras el tiempo pasa

y pasan los desfiles

y se hacen otras cosas

que el norte no prohibe

con su esperanza dura

el sur también existe

con sus predicadores

sus gases que envenenan

su escuela de Chicago

sus dueños de la tierra

con sus trapos de lujo

y su pobre osamenta

sus defensas gastadas

sus gastos de defensa

con su gesta invasora

el norte es el que ordena

pero aquí abajo, abajo

cada uno en su escondite

hay hombres y mujeres

que saben a qué asirse

aprovechando el sol

y también los eclipse

apartando lo inútil

y usando lo que sirve

con su fe veterana

el sur también existe

con su corno francés

y su academia sueca

su salsa americana

y sus llaves inglesas

con todos sus misiles

y sus enciclopedias

su guerra de galaxias

y su saña opulenta

con todos sus laureles

el norte es el que ordena

pero aquí abajo, abajo

cerca de las raíces

es donde la memoria

ningún recuerdo omite

y hay quienes se desmueren

y hay quienes se desviven

y así entre todos logran

lo que era un imposible

que todo el mundo sepa

que el sur también existe.

Hoy puede ser un gran día

Hoy puede ser un gran día,

planteatelo así,

aprovecharlo o que pase de largo,

depende en parte de ti.

Dale el día libre a la experiencia

para comenzar

y recibelo como si fuera

fiesta de guardar

No consientas que se esfume,

asomate y consume

la vida a granel.

Hoy puede ser un gran día

Duro con el…

Hoy puede ser un gran día

donde todo esta por descubrir

si lo empleas como el último

que te toca vivir.

Saca de paseo a tus instintos

y ventilalos al sol

y no dosifiques los placeres

si puedes, derrochalos.

Si la rutina te aplasta

dile que ya basta

de mediocridad

hoy puede ser un gran día

date una oportunidad.

Hoy puede ser un gran día

imposible de recuperar,

Un ejemplar unico,

no lo dejes escapar.

Que todo cuanto te rodea

lo han puesto para ti,

no lo mires desde la ventana

y sientate al festín.

Pelea por lo que quieres

y no desesperes

si algo no anda bien.

Hoy puede ser un gran día

Y mañana también.

Fue sin querer…

Es caprichoso el azar.

No te busqué

ni me viniste a buscar.

Tu estabas donde

no tenias que estar;

y yo pasé,

pasé sin querer pasar.

Y me viste y te vi

entre la gente que

iba y venia con

prisa en la tarde que

anunciaba chaparrón.

Tanto tienpo esperandote…

Fue sin querer…

Es caprichoso el azar.

No te busqué

ni me viniste a buscar

Yo estaba donde

no tenía que estar

y pasaste tu,

como sin querer pasar

Pero prendio el azar

semáforos carmín,

detuvo el autobús

y el aguacero hasta

que me miraste tú.

Tanto tiempo esperándote…

Fue sin querer…

Es caprichoso el azar.

No te busqué

ni me viniste a buscar.

Para la libertad

Para la libertad, sangro, lucho, pervivo.

Para la libertad, mis ojos y mis manos

como un árbol carnal, generoso y cautivo,

doy a los cirujanos.

Para la libertad siento más corazones

que arenas en mi pecho: dan espumas mis venas,

y entro en los hospitales, y entro en los algodones

como en las azucenas

Porque donde unas cuencas vacías amanezcan

ella pondrá dos piedras de futura mirada

y hará que nuevos brazos y nuevas piernas crezcan

en la carne talada.

Retoñarán aladas de savia sin otoño

reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida.

Porque soy como el árbol talado que retoño

porque aún tengo la vida.
  Miguel Hernández ( Serrat le canta al poeta)
 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s