El reloj de la vida

Cuántas preguntas acerca del sentido de la vida. ¿Cómo conciliar las tristezas y la rutina para seguir adelante? ¿Cómo lograr sentir que aún la vida vale la pena?
 Hay un reloj, que a veces, se para a las siete. Para preguntarnos.Para recordarnos que somos terriblemente humanos y mortales.
 Acá va algo. Para sentir y pensar juntos…
 
                                                        

El reloj parado a las 7

"En una de las paredes de mi cuarto hay colgado un hermoso reloj antiguo que ya no funciona. Sus manecillas, detenidas desde casi siempre, señalan imperturbables la misma hora: las siete en punto.

Casi siempre, el reloj es sólo un inútil adorno sobre una blanquecina y vacía pared. Sin embargo, hay dos momentos en el día, dos fugaces instantes, en que el viejo reloj parece resurgir de sus cenizas como un ave fénix.

Cuando todos los relojes de la ciudad, en sus enloquecidos andares, y los cucús y los gongs de las máquinas hacen sonar siete veces su repetido canto, el viejo reloj de mi habitación parece cobrar vida. Dos veces al día, por la mañana y por la noche, el reloj se siente en completa armonía con el resto del mundo.

Si alguien mirara el reloj solamente en esos dos momentos, diría que funciona a la perfección… Pero, pasado ese instante, cuando los demás relojes callan su canto y las manecillas continúan su monótono camino, mi viejo reloj pierde su paso y permanece fiel a aquella hora que una vez detuvo su andar.

Y yo amo ese reloj. Y cuanto más hablo de él, más lo amo, porque cada vez siento que me parezco más a él.

También yo estoy detenido en un tiempo. También yo me siento clavado e inmóvil. También yo soy, de alguna manera, un adorno inútil en una pared vacía.

Pero disfruto también de fugaces momentos en que, misteriosamente, llega mi hora.

Durante ese tiempo siento que estoy vivo. Todo está claro y el mundo se vuelve maravilloso. Puedo crear, soñar, volar, decir y sentir más cosas en esos instantes que en todo el resto del tiempo. Estas conjunciones armónicas se dan y se repiten una y otra vez, como una secuencia inexorable.

La primera vez que lo sentí, traté de aferrarme a ese instante creyendo que podría hacerlo durar para siempre. Pero no fue así. Como mi amigo el reloj, también se me escapa el tiempo de los demás.

Pasados esos momentos, los demás relojes, que anidan en otros hombres, continúan su giro, y yo vuelvo a mi rutinaria muerte estática, a mi trabajo, a mis charlas de café, a mi aburrido andar, que acostumbro a llamar vida.

Pero sé que la vida es otra cosa.

Yo sé que la vida, la de verdad, es la suma de aquellos momentos que, aunque fugaces, nos permiten percibir la sintonía del universo.

Casi todo el mundo, pobre, cree que vive.

Solo hay momentos de plenitud, y aquellos que no lo sepan e insistan en querer vivir para siempre, quedarán condenados al mundo del gris y repetitivo andar de la cotidianidad.

Por eso te amo reloj. Porque somos la misma cosa tú y yo."

Extraído del libro de cuentos ‘Déjame que te cuente’, de Jorge Bucay.

 
En el blog Pájaros mojados, alguien sugería que se leyera escuchando There’s a lull in my life. Vale la pena el consejo!!
 
 

Chet Baker – Embraceable you

01. The night we called it a day
02. Little girl blue (instrumental)
03. Embraceable you
04. They all laughed
05. There’s a lull in my life
06. What is there to say
07. While my lady sleeps
08. Forgetful
09. How long has this bee going on
10. Come rain or come shine
11. On Green Dolphin Street
12. Little girl blue
13. Trav’ling light 

 
 Indian poetry talking about life too. Its so wonderful.
 
Padma Sachdev

Sin

Sun, do not rise today
Take away your light

Light is sin’s enemy
And sin
This moment
Is my desire

To tread
With eyes blindfolded
Those paths
Which vanished
Long ago

To recall
Faces
Wiped away
By time

To ask Him
Who is a stone
Cobra guarding treasure
To walk with me
As of old

Translated by Iqbal Masud
 


 

 

Rabindra K. Swain

Stalks Of Lotus

It is ridiculous to raise a fence
around the steps, but that’s it.
Raising a prayer from the graves
of lips or a flower from the bud
of a slit belief is how
it relates itself to life,
true or fictional. Admit,
in the fence you have a plinth
deeper than an azure despair.
You have made your steps auxiliary
with the gravels of slow hurt.
Each step, into bone’s corridor.
Traces of light stale at each end
of the tunnel. What’s dark
if it is seen, and life?
What is a fence if it is not
like a palm feeling for another
on the float of a last breath
that suddenly turns its face north
and blank, imparting to it the substance
of a lung to close upon
the night enveloping its lawn—
lotus stalks from the navel
of mud, or of a dwarfish god?

A Poem’s Worth

For a space as little as this
so much quarrel with the world,
for words as few as these
so much ruse, so much subterfuge!

What is had, at last, at hand,
is it worth waiting for?
The whole family is in a quandary—
mother gone to bed without food;

her ravings, her hurt, her pique:
kill her. Who am I
but a maid feeding upon your pity.
But don’t forget, we never beat you,

not even once. And wife,
frozen on the threshold,
watches the silent screams
floating in and out of her throat.

The child beaten up is an inaudible
thunder growling in the distance.
When will her tears let up?
You are ashamed to look at the mirror

that this blank space offers.
Each word cropping up holds its own terror.
The thorns of this silence have no flower.
Of what worth is a poem, after all?

 


 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s