Deudas de honor, Juan

  
 
          "It is difficult to reconstruct what has happened; the truth of memory struggles against the memory of truth".
Juan Gelman, Interruptions 
 
 
        The foreigner
 
 
“The foreigner doesn’t know
that her blood is her house, that
all her birds
can only sing there and open
wings to her summer and pounce
reach, launch, rise,
like a thirst for the world
that you cannot turn off.”
 
 
Solvet Seclum

Why I have lived this long I don’t know
It isn’t as if I ran off
since here I am still at table with the others.
It must be the water, the water, the energy
and the velocity of the dark scherzo
with its pulse born with the light of dawn
it’s the erosion, the sedimentation,
the yellow mire together with the fine clay
while night arrives with its color
luminous and quickly
it enters the earth,
down into horizons of motherlode,
and turns almost blue,
a warm pale green
like a valley full of music,
Advertisement
It’s the dissolving, the oxidation,
the forgotten miracle.

 

Hacia el sur

te amo señora
como el sur
una mañana sube de tus pechos
toco tus pechos y toco una mañana del sur
una mañana como dos fragancias

de la fragancia de una nace la otra
o sea tus pechos como dos alegrías
de una alegría vuelven los compañeros muertos
en el sur
establecen su dura claridad

de la otra vuelven al sur
vivos por
la alegría que sube de vos
la mañana que das como almitas volando
almando el aire con vos
(…)


Towards the south

I love you señora
as I do the south
morning springs from your breasts
I touch your breasts and I touch a southern morning
a morning like two fragrances

from the fragrance of one is born the other
or perhaps your breasts like two joys
from one joy return the compañeros dead in the south
and establish their hard clarity

from the other they return south
alive by
the joy that springs from you
the morning you give like souls flying
making soul the air with you
(…)

 

Documentos  

 

Llena de signos y de árboles,
ella cruza la noche como un fuego o un río,
asciende en el silencio y la memoria,
es infinita como un hecho,
la existo, la conduzco, yo soy su certidumbre.

 

País

 

¿El universo? Claro. ¿El infinito? Además.

¿La carne? Desde luego. Carne celeste

o con un cielo arriba que se nubla cuando tocás

el odio y chocan furias y llueve

un agua triste.

Una vaca pace en el hueso que voy a recordar.

¿Y los que olvidan? ¿Se tapan como indios las vergüenzas?

País

desaparecido en una gorra militar.

¿estás en lo que venga?

Lo que vino es cobardía y desprecio.

Se avisa a Paul Celan: tumbas cavadas en el agua.

Brilla el día.

Me recuerda que no soy árbol y que no tengo raíces /de pájaro.

Vivo vagamente

y nadie me ve entrar

 

(inédito)

 

Fábricas del amor

II

 

Alza tus brazos, ellos encierran a la noche, desátala sobre mi      sed,

 

tambor, tambor, mi fuego.

Que la noche nos cubra con una campana

 

que suene suavemente a cada golpe del amor.

Entiérrame la sombra, lávame con ceniza, cávame del dolor,

 

límpiame el aire:

yo quiero amarte libre.

 

Tú destruyes el mundo para que esto suceda

tu comienzas el mundo para que esto suceda.

 

 

AUSENCIA DE AMOR

Cómo será pregunto.
Cómo será tocarte a mi costado.
Ando de loco por el aire
que ando que no ando.

Cómo será acostarme
en tu país de pechos tan lejano.
Ando de pobrecristo a tu recuerdo
clavado, reclavado.

Será ya como sea.
Tal vez me estalle el cuerpo todo lo que he esperado.
Me comerás entonces dulcemente
pedazo por pedazo.

Seré lo que debiera.
Tu pie. Tu mano.

 

PRESENCIA DEL OTOÑO

Debí decir te amo.
Pero estaba el otoño haciendo señas,
clavándome sus puertas en el alma.

Amada, tú, recíbelo.
Vete por él, transporta tu dulzura
por su dulzura madre.
Vete por él, por él, otoño duro,
otoño suave en quien reclino mi aire.

Vete por él, amada.
No soy yo él que te ama este minuto.
Es él en mí, su invento.
Un lento asesinato de ternura.


 Juan Gelman  (Buenos Aires, 1930) nació mientras en los estadios de futbol del barrio de Villa Crespo se agitaban las barras de inmigrantes (él es hijo de ucranianos). A mediados de siglo, Gelman irrumpe en la literatura con su libro Violín y otras cuestiones. Tenía 26 años. Hasta 1993, sumaban 22 sus libros publicados. Su obra ha sido traducida a diez idiomas. Los cuarenta años entre su primer libro y el más reciente (En abierta oscuridad) son de poesía y periodismo, de amistades con Alberti, Evtushenko, Neruda.
 En 1976, la policía política Argentina allana su casa; no lo encuentran, se llevan entonces a su hijo y a su nuera embarazada; ambos desaparecen. Gelman inicia el peregrinar del exilio: Roma, París, Madrid, Managua.
 
  

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s